HUELLA12 Space opera, tecnothriller y mucho más.

HUELLA12 Space opera, tecnothriller y mucho más.

Por María Tordera Baviera

La Dra Luna Bárladay regresa a Sargazzia, el planeta océano en torno al cual orbitan doce lunas. Es la jefa del equipo de Huella 12, un grupo de agentes altamente especializados, que visten las huellas de temperamento de los sospechosos a los que investigan, para averiguar la verdad. Existen varios equipos de Huella, todos a las órdenes del general Weist, jefe de la flota perimetral de la comunidad; un hombre poderoso, al que no es bueno desafiar.
Pero Luna está dispuesta a hacerlo. Piensa reunir las pruebas necesarias para hundirlo y para ello, nada mejor que reunir a su equipo y revisar los casos en los que han participado. 
Así comienza la historia de la novela de Eva G. Guerrero, in media res. En realidad, un poco antes del final, como ya hizo Homero con La Odisea. Así, el desenlace de la historia conecta con el principio de la misma y entre ambos nos encontramos con doce relatos, dedicados a las doce lunas que orbitan el planeta océano gigante; doce casos que el equipo ha investigado durante los últimos años a lo largo y ancho del sistema; doce escenarios distintos que desbordan imaginación y sentido de la maravilla. 
Los relatos son historias independientes, puesto que cada una puede leerse por separado, pero un hilo tenue las une desde ese principio hasta el final, con pequeños incisos entre relato y relato y detalles significativos de cada caso que tejen un tapiz más grande y nos conducen a un culpable, un hombre que ha abusado de su poder y ha tomado decisiones cuestionables que han causado mucho dolor y muerte. 
Cada relato es diferente, utiliza unas técnicas narrativas distintas, que junto al estilo literario rico y cuidado, demuestran la habilidad de la autora. 
Como es lógico, hay historias mejor logradas que otras. Es importante tener en cuenta para la correcta lectura que no siguen un orden temporal, sino el orden que más conviene para la comprensión global de lo sucedido. Por ejemplo, tanto Amarna como Tánatos son dos de los últimos casos del equipo. Hay muchas otros con los que he disfrutado: Halledos, Caligna, Gomar, Fanga… Casi todas ellas son dignas de que les dediquemos nuestro tiempo. Merece la pena leerlas despacio, una a una, sin precipitarse, recreándose en la belleza de la prosa que emplea Eva G Guerrero. 
Huella doce se enmarca dentro del subgénero de space ópera y dentro de esta, podríamos decir que es tecnothriller en ocasiones y en otras novela policiaca, pero dicha clasificación no haría justicia a la obra, porque Huella doce es mucho más:  escenarios detallados que despiertan nuestro sentido de la maravilla y personajes complejos con arcos de transformación bien definidos, especialmente los de los cinco agentes de temperamentos: Cha-mert, el cirujano, antiguo ksatria desterrado; Logario, el agente experimentado que esperaba ser el jefe de su equipo y se encontró sustituido por una agente más joven, Sólomon, el joven genio que es también un incompetente social; y Virda, trepanada e inestable emocionalmente. 
Esta es también una historia de amor y amistad, de dolor y de muerte, y para hablarnos de estos temas universales, Eva no necesita renunciar a la ciencia y a la tecnología, en general bien fundamentadas. Es poco frecuente encontrar tantos aspectos destacables en una obra, sobre todo en una primera novela, y si eres aficionado a la ciencia ficción, te recomiendo que le des una oportunidad a Huella 12. 
A continuación, un breve apunte los distintos relatos:
Amarda.- El buque generacional Amarda se dirige hacia Islatia, la capital del mundo océano, y el equipo de Huella 12 dispone apenas de unas horas para evitar la catástrofe. Un relato de cuenta atrás, y uno de mis predilectos por la grandiosidad del escenario en que se desarrolla, y por ciertos párrafos de belleza excepcional. Pero no es de los relatos más fáciles de leer por los numerosos personajes y la complejidad de la historia. Amarda no es solo una cuenta atrás sino una historia de dolor y de venganza por hechos sucedidos en el pasado.  Si Amarna te resulta difícil como lector, pasa a alguno de los siguientes ya que se pueden leer por separado. 
Gea.- La luna de la que es originaria Luna Bárnaday, nos cuenta de dónde procede la protagonista y cómo comenzó todo. 
Luna 12.-   Una investigación muy especial en la que participan Arisa, amiga de Luna e hija del general Weist, y Tarc, antiguo amante. 
Grisja.- ¿La luna solo existe cuando la miramos? Una conversación entre Tarc y Luna, antes de que él parta hacia una misión imposible. Un relato lleno de ternura y filosofía, una combinación que parece imposible, pero no lo es, porque nos obliga a cuestionarnos sobre hasta qué punto los fines justifican los medios. 
Tánatos.- La religión de la Isla de Tánatos honra a la muerte. Hacia allí se dirige el equipo de Luna para averiguar qué pasa con los numerosos desaparecidos. Todo un thriller en el que brillan con luz propia todos los personajes del equipo, pero en especial Virda, la inestable y joven trepanada. 
Halledos.- Unas vacaciones bien merecidas que se convierten en una lucha a vida y muerte para Luna y el cirujano de su equipo, el ksatria renegado, Cha-Mert. Este último es el verdadero protagonista de una historia llena de sensibilidad, aventura y acción en un escenario de gran belleza. Nos muestra hasta qué punto los fuertes, por más que quieran parecerlo, también encierran dolor y miedo en su corazón. 
Delambur.- El relato que menos me ha gustado de todos. Aquí también hay una cuenta atrás, el equipo cuenta con un tiempo limitado para llegar hasta la ubicación en la que se haya secuestrado un poderoso señor de la guerra, si no lo encuentran pronto,  sus tropas atacarán Islatia. 
Caligna.- Deliciosa historia steampunk. Si los demás relatos te resultan demasiado hard, empieza con este.
Pola.- La luna negra alberga lo que hoy llamaríamos el Hollywood del sistema y el equipo de Luna debe investigar unas muertes tan extrañas que parecen suicidios, aunque no lo son.  
Gomar.- Gomar es una luna verde, llena de ríos. Rhodina Marte, una antigua amante de Logario, descubre una conspiración y pide ayuda a su viejo amor, que ahora pertenece a Huella doce. Es uno de los relatos más bellos y poéticos. 
Fanga.- Si Tánatos habla del peligro del fanatismo religioso, Fanga nos habla de los peligros de basarnos solo en la ciencia para todo. ¿Qué pasa cuándo en nombre de la misma se justifica cualquier acción? Una profunda reflexión y un interesante relato. 
Aúrea.- El relato dedicado a la última de las lunas no es en sí mismo un relato, sino un recuerdo poético. Antes, se ha producido el desenlace de la historia que comenzó en el primer capítulo. Luna se enfrenta a Weist. Nosotros, con ella, a lo largo de los distintos casos, hemos visto las pruebas que lo acusan…
Pero para saber el final tendrás que leer Huella doce. 

Añadir comentario